“UN GRITO EN LA MAR”

Hacia la mar se me fue,

sin retorno y con su vela,

marinero de agua dulce,

a la mar con las sirenas.

 

Y con la mar sepultó,

su cabello blanco seda,

sus manos enrojecidas,

entre las bestias del alba.

 

Hacia la mar han llovido,

lágrimas de sangre santa,

derramadas por los años

que enviude desde su marcha.

 

Y con el tiempo mi cara,

tornara seco cual rama,

y caeré muerta en olvido,

con mil lágrimas al alba.

 

(C)  José Saber Durán

Anuncios

BLANCA.. BLANCA.. ENTRE LAS HORAS

Blanca es la noche callada,

blanca la luna del alba,

blanca es la estrella que pasa,

susurrando entre mi cama.

 

Quiero del blanco deseo,

suscitar a la mañana,

con el blanco del rocío,

en el río del olvido.

 

Blanca eres tu mi rosa,

blanco polar si me tocas,

yo quisiera noche ser,

con el blanco de las olas.

 

Blanco estupor al oir,

un segundo entre las horas,

que blancas calladas estan,

al perderse en sus demoras.

 

(C) José Saber Durán

TE QUIERO POR SIEMPRE AL ALBA

Te quiero porque es un sueño,

te quiero porque no hay dudas,

te quiero porque el romance,

es amar en la ternura.

 

Te quiero porque me amas,

porque te quiero yo al alba,

que tras perder el sentido,

te querré por merecido.

 

Te quiero en la distancia,

ante los montes perdidos,

desde la niebla mas densa,

te querré en mi retiro.

 

Y ante todo el desconcierto,

te quiero porque te quiero,

te quiero porque me amas,

te querré por siempre al alba.

VERSOS A UNA MADRE

Quedate con mi reflejo,

En tu espacio dibujado,

Sólo desde que sonries,

casi siempre el desparpajo.

 

Al salir despavorida,

como un rayo alla en lo alto,

quedate conmigo al llanto,

no mereces ese trato.

 

Quédate por mi reflejo,

destilado desde siempre,

el espejo de tus dudas,

el tesón y la ternura.

 

Quedate hoy a mi lado,

y no esperes nunca en vano,

soy el fruto de tu vientre,

y sin ti sólo veo el llanto.

 

(C) José Saber Durán

Quedará el silencio

Dedico mi tiempo y alma,

mi soledad al desnudo,

te fuiste tu disipada,

con el rumor de los ríos.

 

Al tiempo que se disfrazan,

los caminos del destino,

querras decir con tu voz,

que quisiste estar conmigo.

 

Denunciame con tu risa,

aflora los sinsentidos,

que viviste con la noche,

en mi pecho el recorrido.

 

Una historia sin contar,

un aclamado segundo,

una puerta abierta al alba,

para estar siempre conmigo.

 

La Soledad

Lamentaria un recuerdo,

si con los años me pierdo,

encadenando palabras,

de los sentimientos muertos.

 

Lluvias en el horizonte,

de mi mente que se apaga,

donde quedará el respiro,

de una vida que se escapa.

 

Demostrar que algo vive,

ya muy dentro de mi alma,

y que aquel gesto vacío,

será lleno si hay palabras.

 

Muero por ser una voz,

muero por estas palabras,

muero por la soledad,

Que al final sera mi trampa.

EL RECUERDO LA ESPERANZA

Si quedará con los años,

lo que es el duelo en vida,

permanecerá vigente,

el amor y la alegría.

 

Si hay un margen de la tierra,

donde no hay llanto ni pena,

donde los besos desvelan,

Y el amor nunca se anhela.

 

Si que hay sueños susurrando,

en el portal de los años,

las penas se van al viento,

los latidos son eternos.

 

La vigilia no es sentencia,

ni de sentencia son años,

las nubes son las montañas,

y el placer nunca se acaba.

 

Te desnudan los sentidos,

los amos no quieren serlo,

las primaveras son siempre,

los castigos indulgentes.

 

No sabes si el sol se acaba,

ni las ballenas se baran,

ni las noches son siniestras,

donde el cielo es nuestra estela.

 

Y es amigo, el sentido,

que por bailar no se queda,

que nunca es arbol caído,

y en un velero navega.

 

Que por demostrarte inquieto,

el delirio es que tenemos,

una llama viva adentro,

la esperanza del momento.

 

 

 

EL ROSAL DE LOS LAMENTOS

La tierra deja crecer,

un rosal entre tinieblas,

de pecados en su tallo,

con espinas de madera.

 

Amargos son los rosales,

que traen el remordimiento,

ha llovido entre las horas,

del horror y los lamentos.

 

Dejame creer que existe,

entre el sueño y el encanto,

flores frescas que no duelan,

que no exploren en el llanto.

 

Que yo dolido estaré,

que mi paz solo fue ayer,

que soy soldado mojado,

Y en la mar solo un corsario.

 

(C) José Saber Durán

 

DONDE MUERE EL DÍA

Lágrimas que se derraman

devorando la esperanza,

han matado la inocencia,

la han sangrado con paciencia.

 

Dices tu que has ocultado,

el desamparo y la ciencia,

han nacido por los siglos,

y a ti ya nada te inquieta.

 

Has desnudado a quien lana,

a quien cuida los esmeros,

el espejo de las damas,

Y la inquietud del obrero.

 

Que al final somos esclavos,

en un mundo traicionero,

desafiantes de la nada,

enemigos de lo ajeno.

 

(C) José Saber Durán.

 

 

AL AMANECER

Al amanecer te busco,

entre las sabanas vives,

al amanecer me impregnas,

los sueños e ilusiones.

 

Donde viven tus encantos,

hay mil rosales en flor,

dedicada tu mirada,

que eres tu mi viva flor.

 

Encandilado por siempre,

que callada me mirabas,

entre mares de sosiego

encendida era tu alma.

 

Y en ese ardiente cielo

estaba tu cuerpo desnudo,

acompañado de olores,

de mi bello paraiso.